martes, 13 de septiembre de 2011

"El sabor del encuentro - Segunda parte".

Un año y 3 meses despues...



Que si vale la pena encerrase a cocinar todo un sábado para recibir a un grupo de amigos y seres queridos en tu hogar? Pues claro que si!
Si bien es verdad que en algún momento dudé sobre las horas, el tiempo y esfuerzo invertidos en la tarea culinaria, hoy afirmo que si.
La noche del sábado recibí nuevamente a mi ex elenco de Hank, una de las últimas obras que dirigí y debido al éxito de la anterior cena más la falta de concreción de mis comensales, ofrecí un nuevo ágape. El cual, empapado de mi ultimo viaje a España, tuvo como entrada unas patatas a la brava y unas croquetas de jamón. Estas últimas ni llegaron a ver la luz ya que me las olvidé en el fondo de mi heladera. Luego hice unos bagels (Pan tipo donna salada, amasado con mis propias manitas.) rellenos de lomito Praga, tomate, cebolla con miel, lechuga, huevo rayado entre otros aderezos. Por último una espacie de cucuruchos armados con rapiditas y rellenos de pollo con mostaza de guillón.
Está mal que lo diga yo, pero aparentemente todo estuvo muy rico, ya que mis comensales no dejaron nada en el plato y eso es un buena señal para cualquier chef autodidacta. Como también fue una muy buena señal arrancar un sábado a la mañana con la espectativa del encuentro y comprando las últimas provisiones en el barrio chino con el solo objetivo de homenajear a mis invitados (Para ver la diferencias, leer post de la anterior cena aqui. )

Este segundo encuentro tuvo varias diferencias con el anterior: La principal tuvo que ver con que rompimos el mito de que las segundas partes nunca fueron buenas. En esta oportunidad la cena fue temática, ambientada en un picnic pero sin parque. Esta vez no logré llegar con la realización del postre por lo que varios de mis invitados contribuyeron con algo dulce y por último este sábado estuvo Molly, quien fue la única ausente el anterior encuentro por estar de viaje en NYC. La conversación estuvo animada y caipiroska de por medio, vinos varios, champagne y hasta cerveza dieron como resultado una largaaaaaa y agradable velada. Esa noche no se habló tanto del "en que andas?", sino que nos fuimos centralizando en charlas más verdades, terrenales o profundas. Y si bien la cena se vio interrumpida o fraccionada en varios momentos, debido al estado embarazoso de Smid, lo cual hacia que mis comensales tuvieran que salir entre plato y plato a fumarse un pitillo en el sector de la terraza.

Fue gratificante ver como los chicos, cual japoneses en excursión por las cataratas del Iguazú, le sacaban fotos a todos mis platos. Fue bueno sentirme relajado y sin ninguna pose delante de ellos, así como también fue bueno enterarme que no todo iba tan bien o tan mal en sus vidas. Sin dudas fue un encuentro mucho más real y eso es lo que rescato de las relaciones humanas. Mostrarse lo más real posible, sin faltarle el respeto al otra que seguramente no es igual que yo y aceptarlo sin que sus cosas malas tapen las buenas y viceversa.

Con respecto a las tres gallinitas y como eras de esperar se las terminó llevando Gabi. Si bien estaba claro que no todos mis invitados demostraron el mismo interés, ella fue sin lugar a dudas la más interesada en el tema. Yo por mi parte cumplí con el inicio de este viaje y les saqué su 1er. foto. Ahora las gallinitas las tiene Gabi, quien a su vez (Esta aclaración va para aquellos lectores vagos que no han leído el anterior post) deberá sacarles una foto cuando realice una cena en su hogar.

Gracias a todos chicos por haber estado esa noche en casa, gracias a mis lectores por leer cada post que publico, porque si bien es cierto que casi nadie opina en mi blog, cada vez que subo un nuevo post aparecen en el contador más de 50 lectores y para mí eso es muchísimo!

Gracias a todos por enseñarme y ayudarme a vivir mi vida dentro de mí.


video
Como yapa les dejo un videito de mi amiga "La blonda" y su  imitación de Shakira.



 
Continuará...
 
PD: No veo la hora que el título de este blog ya no tenga sentido, se entiende lo que quiero decir no?



1 comentario: